traslator

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, octubre 05, 2011

sólo palabras

Recién leía en un blog la tristeza que conlleva encontrarte con alguien que fué muy especial en tu vida y ver de pronto que ya no hay nada que te pueda unir, y eso me hizo pensar mucho en la amistad, en mis amistades - poquísimas -  que se han quedado para nunca irse.
He encontrado que la amistad tiene muchos matices, existen las amistades transitorias, que son sólo por un período en tu vida, llámese escuela, curso, pasatiempo, oficina, etc., pero que no llegarán a tener trascendencia.
Existen las que llegan para quedarse, con las que puedes crecer en paralelo sin estorbarte, con quienes todo es posible de ser solucionado o si no, traspasado con tal de salvar la relación. Esas amistades con su brutal honestidad, con su calidez emocional, con su perfecta retroalimentación, esas que te cuestionan, te animan, te cuidan, te dan y se permiten recibir de ti, esas en las que el lenguaje nunca cambia, donde se habla siempre en la misma frecuencia, esas inamovibles a través del tiempo, situación geográfica, estado civil, laboral, emocional o físico, esas que hacen tu vida mejor por estar en ella, que siempre sacan lo mejor de tí y que nunca dejarás ir.
También existen aquellas para quien por alguna razón eres valioso, te apoyan, te ayudan y no esperan mucho mas de ti, y a las que te une un sentido de gratitud mas allá de un sentido de compenetración.
Y existen las amistades que solo son y siguen siendo por los años de conocerse aunque no necesariamente se tenga ya mucho en común, y que de algún modo, solitas persisten, sin alimentarlas, como esas plantas que aunque no las rieguen terminan creciendo de algún modo.
De las primeras, nunca he tenido mucho problema en desprenderme, no suelo apegarme a cosas, personas o relaciones intrascendentes. De las segundas tengo solo 3 y por fortuna llenan mi universo de un modo en que me siento satisfecha por completo. De las terceras, sí, tengo muchas, muchas a las que agradezco infinitamente todo lo que han hecho por mi en mayor o menor medida, interesada o desinteresadamente, pero al fin y al cabo, algo en mí hace que sea una eterna agradecida (literalmente) y que aunque no tenga mucho o nada en común, sigan siendo valiosas para mí y estarán en un lugar especial aunque no las frecuente ni tenga mucho que decirles. Finalmente de las últimas, las que solo la cronología ha permitido que se acumulen años en la relación pero nada más, ultimamente y de una manera un poco triste veo que la fila va creciendo...
No es un secreto el hecho de que soy bastante soberbia y altanera, que la humildad no es una de mis mejores virtudes, que no adorno nada, ni soy "linda" en general. Es cierto también que suelo ser muy fría al hablar y que en general no gustan de mis opiniones por la sinceridad brutal. Es verdad que más de una vez he tenido que decir: "lo mejor es separarnos, vamos por caminos distintos, no pasa nada, tu vida sigue, la mía también" y que eso ha sido como echar una bomba molotov con premeditación, alevosía y ventaja para quien la recibe.
Nunca he entendido muy bien por qué alguien debe ofenderse porque se le diga algo así, tal vez es porque o nunca me lo han dicho o cuando lo he percibido de alguien yo también logro dar la vuelta, sin volver la vista atrás.
No sé si es exceso de orgullo, o es, que entiendo perfecto cuando alguien no te importa mas, no te es nutritivo ni interesante, si a mi me pasa, ¿por qué a los demás no? Seguro habrá a quien mis palabras les suenen huecas, mi vida demasiado simple y mis complejidades absurdas... ¿y qué? Mi vida no se detiene por eso, no demerita en nada, entonces, con placer en el respeto permito que se alejen sin sentirme ofendida, ¿por qué entonces los demás, en general, sí?
¿Es entonces que no me importa nadie lo suficiente, como me han dicho? ¿O es que soy demasiado fría?
Yo sé que si hay quien me importa demasiado y que no, no soy tan fría.
Decir amistad, decir te quiero, decir me importas, son sólo palabras que no tienen sustancia   per se  si ya no hay nada más que compartir, creo yo.
¿Uno entonces debe callarse? ¿Alejarse con sigilio? ¿Inventar en adelante pretextos para no compartir más?
¿Por qué la verdad tiene que herir tanto a la gente? ¿Por qué no podemos aceptar que nada es para siempre?
¿Por qué tiene que doler tanto que se termine algo que no tiene hacia donde más avanzar? ¿Por qué sí puedo yo - que no soy un ser extraño sino una humana nada más-, dar media vuelta sin derramar una lágrima, aún con amistades que duraron años y que ya no sirven más, le es tan difícil a los demás?


*****


... yo busco compartir mi tiempo, no regalarlo ni robar ajenos...
... que no me llame quien no me quiera, porque yo haré lo mismo...
Edel Juárez

5 comentarios:

Ene dijo...

No te falta razón. Muy cierto todo lo que dices...

Besos.

(Gracias por tus palabras)
:-)

Jou McQueen dijo...

La amistad es, a veces agua y a veces sed. Pero siempre es, si no, ya no es amistad.

Un saludo.

quimeras dijo...

Ene: Gracias por pasar.

Jou: exacto... si ya no es, ya no hay nada qué hacer.

Beso

ato dijo...

Interesante, me ha pasado. De unos 10 o 11 buenos a más o menos buenos, me quedé con 4. Los incondicionales.
2 compañeros de colegio y 2 ex compañeros de trabajo.
Más no necesito.

Pero es un tema decirle a alguien: ché, no insistas, ya no tenemos nada en común.

quimeras dijo...

A.T.: andas de incógnito? Sí, se que fácil no será y que sería tachado de muchas cosas desagradables, para mí, es mejor la honestidad y que cada quien siga su camino.
Un beso!

Registro

IBSN: Internet Blog Serial Number 02-10-1973-02

quieres actualizaciones en tu correo?