traslator

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, marzo 24, 2011

y la utopía se echó al monte...

... y yo me eché al monte tras de ella...


Hace 7 años, con 30 en mi haber, decidí con una certeza inamovible que debía irme... que debía dejarlo todo, que tenía que buscar ser alguien sola, sin nadie, sin nada...
Volé casi 2 mil kilómetros lejos de casa, con la sensación de que nunca volvería, no de manera definitiva...
pero los años, tienen esa forma tan cínica de mostrarte cuánto te equivocas, y cuánto de tu camino no puedes elegir.
Llegué a Cancun sin un peso en la bolsa, con un speech de mercadotecnia personal que me consiguió un muy buen puesto en una de las mejores cadenas hoteleras, en menos de 3 meses ya estaba haciendo viajes internacionales, teniendo a mi cargo mucha responsabilidad y mucha confianza depositada en mi persona.
Viaje mucho a República Dominicana, Miami era mi segunda oficina, conoci Canadá, Palma de Mallorca, París, Bélgica... y 3 años después, con todo el estrés del mundo encima, con 2 visitas al hospital, con un conato de parálisis facial, terminé peleandome con el Vicepresidente de la empresa y terminó corriéndome porque no quise cancelar mis vacaciones.
Sin trabajo, iniciando un negocio y comprando una casa, me sentía preocupada pero seguía siendo felíz en este lugar. Extrañaba un poco mi familia, mis amigos, las opciones, la cultura, pero seguía enamorada del mar.
Por aquí dicen que Cancún o te adopta o te aborta... y Cancún me adoptó y me cobijó, me dio paz y esperanza. Los años más tranquilos (sí, tranquilos) y felices de mi vida los he vivido aquí y nunca, nunca pensé que un día dijera, me siento sola.
Yo siempre he creido en al autosuficiencia emocional, siempre he pensado que no necesariamente debemos de estar acompañados para ser felices, y muchas cosas más que si bien sirvieron por muchos años, dejaron de ser suficientes.
Por eso intenté una relación cuando no me interesaba tenerla, con alguien que ni siquiera me gustaba tanto, y amordacé a mi instinto, que sí me mandó muchas alertas, y yo simplemente ignoré, pensando que seguro era yo, con mi intolerancia, con mis ideas, con mi altanería y mi soberbia, mis exigencias superlativas y mi incapacidad de cuestionamientos sin tintes perfeccionistas... todo pensando que era yo.. y no mi institno, el único instinto que me ha protegido por años.
Y terminé enamorada de una persona enferma... que ya no está, pero que se llevó pedacitos de mí.

No sé si las muertes cercanas o los duelos por tantos cambios son los que me forzaron a cuestionar mis prioridades y me di cuenta que hace ya mas de un año que me siento incompleta. Que cuando me preguntan, por qué no vuelves?, contestaba por dinero y no por plenitud, como antes.
Aunque mi trabajo es muy desgastante, ya no me representa un reto, aunque el mar me sorprende día a día, ya no lo visito tan seguido, aunque Cancún es "mi ciudad", no donde nací, no donde me trajeron, si no donde yo elegí, y aunque mi casa no es una simple casa -es mi hogar- , tengo a mi familia lejos, mis amigos y mi gente, la gente que son piedra fundamental de mi vida están allá, no acá. No sé honestamente cómo pude vivir tanto tiempo sin tener con quién hablar, cuando pasa hasta un año sin que recibas un abrazo, de esos que dá mamá o tu mejor amiga.
Y al final, creo que 7 años lograron su cometido, sé quien soy, y qué quiero, y hasta dónde soy capaz de llegar, eso, sólo te lo da vivir sola y tan lejos.
Ahora... elegir entre una ciudad que no me gusta pero que tiene a mis "todos" contra una ciudad que amo, pero que me tiene solo a mí... aunque suene fácil para algunos, de verdad es sumamente difícil, desgarra.
Es más, yo sé que debo irme... yo sé que no debo aferrarme a nada, yo sé que ya no tengo que probarle nada a nadie, sé que no regreso derrotada ni por fracaso... regreso porque no quiero arrepentirme un día de haberme aferrado a lo material, a la vida "nice" y al inmenso mar, al buen sueldo y posibilidades, y no haber pasado mas tiempo con mi madre, que un día me falte y me recrimine a mí misma preguntándome qué coño me ató aquí para no estar con ella?, con mi hermano, ver crecer a mis sobrinos, tener una pareja... quizá una familia...
Nada de eso tengo aquí y me duele enormemente pensar en irme... pero sé que debo hacerlo...
Tantos duelos me están costando mucho, mucho, tantas decisiones, asimilar tantas cosas... me siento paralizada en muchos aspectos, como adormecida, con una depresión reprimida, pasiva, y sumamente triste de tener que elegir...
Me da miedo (concepto desconocido hasta ahora por mí) no volver a adaptarme, conseguir un trabajo con un sueldo bajo, dejar mi casa y volver a una que no es mía, aunque ahí me amen; sé que no puedo permitir que el miedo me domine, sé que debo avanzar, que lo material es solo material y que lo que vale es la gente que nos prestan en el camino... la gente que dejé tan lejos y que tanta falta, ahora, me hace.
Pero qué difícil es todos los días, mirar mi ciudad, mirar mis calles tan limpias, tan llenas de arboles, el cielo tan azul, el aire tan limpio, los millones de estrellas al anochecer, la brisa marina, estar en un semáforo y no oir claxones histéricos... manejar por carretera con tanto verde alrededor, salir de mi oficina y a 5 pasos tener de vista el azúl sin precedentes de este hermoso mar...
Cómo coño puedo cambiar todo eso y sentirme al mismo tiempo acompañada?
No podrían venirse a vivir todos conmigo?
... sí... en un mundo perfecto

2 comentarios:

buke dijo...

Cierto, debe ser muy dificil, animo, seguro tomaras la mejor decision Jac !!!

Taun We dijo...

Me gusta mucho tu entrada, en un momento comencé a extrañar todo lo que tengo y que creo no he apreciado lo suficiente.

Nos leemos...

Te dejo un enorme saludo.

Cecy =P

Registro

IBSN: Internet Blog Serial Number 02-10-1973-02

quieres actualizaciones en tu correo?